Clase #6 : Razones Por Las Cuales Hay Que Estudiar Las Escrituras.

Razones por las cuales debemos estudiar las Escrituras existen y de ellas se ha escrito mucho, pero a mis estudiantes siempre se les he dicho: Debemos estudiar las Escrituras porque el Hijo de Dios, el Señor Jesucristo dijo: “Escudriñad las Escrituras porque en ellas os parece  está la verdad”.

Jesucristo no aconsejó algo que él mismo no practicara, el demostró desde muy niño su interés en aprender la ley y los profetas. Cuando tenía 12 años se les desapareció a sus padres y después de tres días lo hallaron en el templo, sentado en medio  de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. Dice la Biblia que “todos los que le oían se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas.”  (Leer Lucas 3: 39-52)

La Biblia no registra que hizo Jesús entre los 12 y sus 30 años, pero si deja por sentado que “Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.”

Durante su ministerio cuando hablaba citaba la ley y a los profetas.

 Al mismo Satanás cuando le tentó en el desierto, Jesucristo a cada uno de sus ofertas le respondía con la Palabra y el Diablo no tuvo otra más que retirarse. (Leer Lucas 4:1-13).

El hombre no solo tiene cuerpo sino que también espíritu, y así como el cuerpo necesita nutrirse el espíritu también lo necesita: “Escrito está: No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.” (Leer Lucas 4:4)

Sin la palabra que proviene de Dios, los seres humanos quedan expuestos a la “desnutrición espiritual”. Tendrá un crecimiento espiritual atrofiado.

Escudriñar” significa examinar a fondo, con detalle y cuidadosamente.  Es investigar, observar atentamente, averiguar todos los pormenores o vicisitudes de algo.  Ejercitar el conocimiento para alcanzar o conocer una cosa.  Examinar cuidadosamente.

Examinar a fondo y cuidadosamente las Escrituras es para nuestro propio beneficio y debemos hacerlo si es que queremos  estar preparados para toda buena obra. Las Escrituras nos  enseñan, nos redarguye, nos corrigen y nos instruyen en justicia. El saberlas nos hacen sabios para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. (Leer 2 Timoteo 4: 14,15/Versión Reina Valera)

La acción de escudriñar requiere tiempo pero sobre todo disposición.

Muchos piensan que Dios nos creó por capricho,  nos puso en el planeta tierra y de allí todo corre por nuestra propia cuenta. Ese  pensamiento que está muy lejos de la verdad ya  que Dios nos dejó las Escrituras la cual es la brújula que nos indica el rumbo que estamos tomando. Estas nos indican el camino por el cual debemos caminar:

“Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino.” (Salmo 119:105)

Otros dicen,” lo que yo haga es culpa de Dios, él de antemano sabía como yo sería por tanto no considero  que lo que hago es pecado.” Para estos otros, también las Escrituras tienen respuesta. La Palabra misma enseña que es la Palabra la que limpia el camino del joven; que guardando la Palabra en el corazón evita el pecar contra Dios. (Leer Salmo 119: 9,10)

El Creador tiene todo un plan para cada ser humano, pero ¿cómo el hombre conocerá ese plan si no conoce el Manual de Dios-la Biblia-.

Si el hombre conociera a fondo las Sagradas Escrituras, le evitaría cometer errores; le ayudaría a tomar decisiones correctas; a prevenir problemas; a conocer la conducta humana, etc.

En eso de que nos previene del error hay muchos ejemplos:

En las aulas de nuestras escuelas, colegios y universidades se nos enseña que nuestro ciclo como humanos es nacer, crecer y morir. Por tanto muchos se dicen: A vivir y a disfrutar porque no sabemos cuanto tiempo estaremos vivos. Y muchos llegan a creer que al morir acaba todo, pero las Escrituras nos dicen todo lo contrario:

y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.” (Eclesiastés 12:7/Reina Valera 1960)

También Jesucristo vino a hablarnos de la Vida Eterna, lo que indica que nuestra vida no acaba cuando nuestro corazón deja de palpitar.

“Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente.”  (Juan 11:25,26/Reina Valera 1960)

Previene del error a  a la persona que ama el dinero y que dedica  los años de su vida en enriquecerse, en almacenar, descuidando su propia salud y su propia familia. Y lo que es peor, vive afanado y ocupado y no tiene tiempo para su Creador.

A esa persona le advierte que ese estilo de vida es vanidad; que el que ama las riquezas nunca cree tener bastante, porque entre más se tiene más se gasta. Y que pueda que todo ese esfuerzo sea en vano porque un mal negocio puede acabar con toda esa riqueza y no tendrá nada para heredarle a su hijo. Que cuando muera no se llevará nada (Lea Eclesiastés 5:10-20/ para una mejor comprensión recurra a una versión sencilla)

“El que ama el dinero siempre quiere más; el que ama el dinero nunca cree tener bastante. Esto es vana ilusión, porque entre más se tiene, más se gasta…tal como vino a este mundo, así también se irá.”(Lea Eclesiastés 5:10-20/ para una mejor comprensión recurra a una versión sencilla)

Previene de cometer error a aquel que quiere vivir ignorando la ley moral y la espiritual;  al que le gusta hacer aquello que se le venga en gana pensando que para eso vino a esta tierra. Escudriñar las Escrituras le haría entender que lo que vive solamente es una falacia, porque de acuerdo a Dios la realidad es otra:

“Diviértete, joven, ahora que estás lleno de vida; disfruta de lo bueno ahora que puedes. Déjate llevar por los impulsos de tu corazón y por todo lo que ves, pero recuerda que de todo ello Dios te pedirá cuentas…Honra a Dios y cumple sus mandamientos, porque eso es el todo del hombre. Dios habrá de pedirnos cuentas de todos nuestros actos, sean buenos o malos, y aunque lo hayamos hecho en secreto.” (Eclesiastés 11:9,14/Dios Habla Hoy)

Escudriñar las Escrituras, nos prepara para no ser sorprendido cuando se hace evidente la corrupción de un gobierno. La corrupción siempre ha existido.

“No te sorprenda si en algún país ves que se oprime al pobre y que se hace violencia a la justicia y al derecho, porque a un  alto oficial lo encubre otro más alto, y otros más altos oficiales encubren a estos dos. ¡Y a eso se le llama progreso del país y estar el rey al servicio del campo!!  (Eclesiastés 5:8,9/Dios Habla Hoy)

Para el que cree que sus acciones quedan en secreto, indagar las Escrituras le puede evitar dolor, lágrimas, fracasos y hasta la cárcel.

A diario encontramos en las noticias “escándalos” porque una verdad que se creía escondida ha sido descubierta: Que un General renunció a su puesto porque tenía una conducta sexual inmoral; que fulano de tal ha sido denunciado porque tomó dinero ajeno; que después de casi medio siglo se logra explicar que pasó con la mujer que su esposo había dado por desaparecida lo mismo que las autoridades (estaba enterrada en el patio de su casa porque el marido la asesinó).  Si esas personas, que pensaron que sus acciones quedarían en secreto hubiesen escudriñado las Escrituras, se habrían enterado que  de acuerdo a Dios, no hay secretos:

“No hay nada oculto que no haya de ser manifestado: ni escondido que no haya de salir a la luz.” (Marcos 4:22/Reina Valera 1960)

“Porque sus ojos están sobre los caminos del hombre, y ve todos sus pasos.” (Leer Job 34:21).

Los que quieren saber cómo terminará la raza humana y el planeta tierra, les conviene estudiar el libro de Daniel y de Revelación.

Si escudriñaran el libro de los Jueces podrían entender la conducta de los humanos en este pleno siglo: La tendencia en hacer lo malo y olvidarse de su Dios.

A los tiranos de la tierra si conociesen las Escrituras se les bajarían los “humos de poder” al saber que ni con su poder político y económico pueden ponerle límite a la superficie de las aguas; no pueden evitar los terremotos ni los huracanes, ni mucho menos las sequías. Eso solo lo puede hacer Dios. (Leer Salmos y le libro de Job)

Razones por las cuales debemos “escudriñar las Escrituras”, hay muchas y en este estudio hemos repasado algunas de ellas, pero hay una que impera sobre todas y es que en ellas encontramos la verdad de Dios. Encontramos a Jesucristo quien nos vino a reconciliar con el Creador. (Libro de Romanos, Hebreos)

Puede que usted después de haber leído todo lo anterior y aceptado lo que se ha venido argumentando se pregunte: ¿Pero cómo empiezo a estudiar la Biblia? ¿Cuál es la mejor manera de empezar?

Bueno, para conocer las respuestas a estas preguntas, le invito a estudiar la clase #7 de esta misma sección porque lo anterior solo fue la introducción.

Escrito por Mayra Vargas, con fines de enseñar y no de lucro. Tampa, Florida. Noviembre 2012.

Repuestas a Clase #6 : Razones Por Las Cuales Hay Que Estudiar Las Escrituras.

  1. Abrahan Gonzalez says:

    Sería bueno explicar que estudiar es sinónimo de escudriñar. porque hay personas de cierta iglesia llamada iglesia de Cristo que para poder “ganar” un debate o discución…pues aseguran que la Biblia no se estudia…que se escudriña

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *