¿Cuándo empezó la iglesia?

¿Dónde nació la Iglesia? ¿Cómo es que la iglesia empezó? ¿Cuál es la respuesta o respuestas a tal o tales preguntas? Es bueno que las busquemos tales respuestas en las Sagradas Escrituras, porque la Biblia a sí misma se explica.

Bien sabemos que Jesucristo vino a esta tierra a revelarnos al Padre y el reino de los cielos. Fue el mismo Jesús quien dio a conocer que Dios se estaba acercando al hombre por medio de él. Su ministerio lo ejerció con poder y autoridad  y selló su misión en esta tierra con su muerte, resurrección y ascensión.

 El dio a conocer que existía un camino hacia Dios y que existe la oportunidad de nacer de nuevo para así poder entrar al Reino de los Cielos. Y aunque partió y ahora está sentado a la diestra del Padre, su mensaje se lo comisionó a los hombres que discípulo cuando les dijo que fueran por todo el mundo, que predicaran el evangelio a toda criatura y así “…el que creyere será salvo..” (Lea Marcos 16:15-18) 

Jesús se marchó, pero antes comisionó a sus discípulos y a los que creyeron en él y su mensaje. No solo los mandó a predicar sino que les prometió que los revestiría de poder.

 Jesucristo les dijo: “…Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” (Lucas 24:46-49)

 

Jesús les dejó claro que solo serían sus testigos cuando recibieran poder, cuando viniera sobre ellos el Espíritu Santo. Una vez recibido el poder, ellos serían los que llevarían Su mensaje empezando por Jerusalén hasta llegar hasta lo último de la tierra. (Leer Hechos 1:8)

El libro de los Hechos, capítulo 1 y 2, se nos narra como la promesa de que recibirían poder, se cumplió; y el efecto que tuvo sobre ellos y sobre todos aquellos a quien ellos le pudieron testificar.

 El libro de los Hechos nos relata que una vez que Jesús ascendió, ellos hicieron lo que se les mandó: Desde el monte Olivar partieron hacia Jerusalén, una vez allí subieron a un aposento alto. El número de allí reunidos era de 120 varones, sin contar a mujeres y a niños. Cabe resaltar que entre los presentes se encontraba María la madre de Jesús.

 Todos ellos perseveraban unánimes en oración y ruego y cuando llegó el día de Pentecostés (La cuarta  de las fiestas anuales de los judíos), vino del mismo cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba. Toda la casa donde ellos estaban sentados fue llena y lenguas como de fuego aparecieron y se asentaron sobre cada uno de ellos, y fue así como  “… fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” (Hechos 2:1-4)

 En Jerusalén, en ese momento, estaban judíos, varones piadosos de todas las naciones bajo el cielo; y cada uno de ellos escuchaban a los que fueron llenos del Espíritu Santo hablar en sus lenguas, las maravillas de Dios. Ellos a la verdad estaban sorprendidos, pero también hubo otros que llegaron a pensar que lo que allí pasaba se debía a que estaban borrachos.

 Los doce discípulos se pusieron de pie y Pedro fue quien tomó la palabra. Comienza a decirle a su audiencia que lo que allí pasaba se debía a que la profecía escrita en el libro de Joel se había cumplido: El derramamiento del Espíritu Santo. (Leer Joel 2:28,29)

 Luego de eso, les habla de Jesús nazareno: su ministerio; como fue entregado, crucificado y como Dios le resucitó; luego fue exaltado por la diestra de Dios. Y que ese mismo Cristo era quien ahora derramaba la promesa del Espíritu Santo.

 El efecto de la predicación fue tan grande que los que le escuchaban tomaron conciencia de que eran pecadores y preguntan a Pedro, ¿qué haremos? Entonces el apóstol les exhorta a arrepentirse y a bautizarse.

  • Tres mil personas se convierten y se bautizan  (Hechos 2:41)
  • Los que se convierten perseveran en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el repartimiento del pan y en oraciones. (Hechos 2:42; 4:24)
  • Dios por mano de los apóstoles hace muchas señales y maravillas. (Hechos 2:43)
  • Al creer, comenzaron a compartir lo que tenían, según la necesidad de cada uno. (Hechos 2:45)
  • En un mismo sentir, permanecían en el templo. Partían el pan en las casas, para comer juntos con alegría y sencillez de corazón. (Hechos 2:46
  •  “alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” (Hechos 2:47)

 El libro de los Hechos nos continúa narrando que la iglesia sigue creciendo y formándose:

  • Comienzan a testificar en cada oportunidad que se les presenta. Ellos no paraban de enseñar y predicar a Jesucristo. (Hechos 4:33; 5:42)
  • Pedro y Juan que a pesar de que eran sin preparación o educación alguna,  hablaban con denuedo. En sus rostros radiaban la presencia de Jesús (Hechos 4:13; 6:15)
  • Más creyentes se fueron agregando: Después de los 3,000 fueron 5,000 varones. (Hechos 2: 41,47; 4:4)
  • El número de los que iban creyendo iba aumentando, tanto hombres como mujeres (Hechos  5:14)
  • Se nombran diáconos (Hechos 6:1-6)
  • La palabra de Jesucristo crecía; el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén, incluyendo sacerdotes.
  • Practican el bautismo y la Cena del Señor (Hechos 2:41, 46)
  • Los creyentes por causa de la persecución comienzan a esparcirse por todas partes y no paran de predicar (Hechos 8:5)
  • Ellos no solo se aseguran que reciban la Palabra sino que también reciban al Espíritu Santo (Hechos  8:14,15).
  • Comienzan a comisionar a hombres para que vayan a otros lugares a predicar y a ministrar (Hechos 11:21-24)
  • Comienzan también a enviar misioneros, no escogidos por voluntad humana sino apartados por el mismo Espíritu Santo (Hechos 13:1-3)

 La iglesia no solo se establece en Jerusalén, sino que se extiende a otros lugares:

  • Antioquía , siendo en ese lugar donde por primera vez se les llama a los creyentes “cristianos” (Leer Hechos 11:19-30; 11:27)
  • Luego en Listra, iglesia que Pablo organiza en su primer viaje misionero (Hechos 14:6,7)
  • La Iglesia en Derbe (Hechos 14:1, 21, 22, 23)
  • La iglesia en Filipos (Hechos 16:12)
  • La iglesia en Tesalónica (Hechos 17)
  • La iglesia en Atenas (Hechos 17:34)
  • La iglesia en Corintios (Hechos 18:1, 2, 8, 18)
  • Las personas creían y eran bautizados y así se iban van agregando personas a la iglesia de Jesucristo.

 El mensaje del evangelio de Jesucristo no se compartió solo entre los hebreos sino que también entre los gentiles (no judíos). Dios llama a Pablo, todo un judío, y es él quien mas tarde enfoca su trabajo misionero hacia el pueblo gentil. (Leer Hechos 9). A Pedro, Dios le hace saber que Su plan no es solo para los judíos sino que también para los gentiles. (Leer Hechos 10)

 Judíos y gentiles se fueron agregando a la iglesia hasta el día de hoy. Y aunque el libro de los Hechos nos da toda esa información en cuanto,  a cuándo y cómo la iglesia se formó, existen otras opiniones que dicen:

 1. Que empezó con Adán y Eva: Por la promesa hecha de que la simiente de la mujer heriría la cabeza de la serpiente (hablando de Cristo y su muerte) (Lea Génesis 3:3)

2. Que empezó con Abraham: Los que están a favor de esta opinión dicen que Israel funcionó como Iglesia y hoy la iglesia funciona como “la Israel de Dios.” (Lea Génesis 12)

3. Que empezó con Juan el Bautista: El inició el bautismo y Jesucristo lo convirtió en un mandamiento entre los creyentes.

4. Que empezó con Cristo Jesús: Primero llamó a doce apóstoles; luego dijo que sobre él mismo edificaría la iglesia; cuando compartió la cena y por haber resucitado el primer domingo (Lea Mateo 10; 16, 26, Marcos 14; Lucas 22; Juan 13 y Juan 20:21,22)

5. Que empezó con Pablo: Ya fuese cuando se convirtió camino a Damasco; o cuando fue a su primer viaje misionero o sino cuando estuvo en la prisión en Roma.

 El argumento más apoyado es que se inició en el Día de Pentecostés. Ellos refutan las otras opiniones dando los siguientes argumentos: Jesucristo es la piedra angular y cuando habló  de edificar, dijo: “edificaré” y no “edifiqué”. El habló de un futuro. El formó a los 12 apóstoles y predicó a grandes multitudes, pero nunca se refirió a ellos como iglesia.

Antes de marcharse de esta tierra, prometió a sus seguidores que recibirían poder de lo alto 

Es el día de Pentecostés que se cumple lo dicho por Jesús: “…Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” (Lucas 24:46-49)

Aunque ya estaban comisionados, no podían empezar hasta que recibiesen el poder de lo alto.

Recibieron ese poder y se fue formando toda una comunidad de creyentes, llamada iglesia,  compuesta de todo pueblo, lengua y nación que   “están unidos de una manera vital a Jesucristo por lazo de fe y de la acción regeneradora del Espíritu Santo.” (1)

Escrito por Mayra Vargas. Mayo 2012. (con fines para enseñar y no de lucro.) Tampa, Florida. 

Bibliografía:

  1. Vila y Escuain               (1) Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado”Páginas 518,

                                                                  519, 520.                             

  1. Dr.H.L. Willmington     Willmington’s Guide To The Bible”  Páginas 691,

                                                               692.

  1. Biblia “Versión Reina Valera 1960.

 

 

 

 

6 Respuetas a ¿Cuándo empezó la iglesia?

  1. adela says:

    Con lo que entiendo empieza la iglesia en el libro de los hechos.

  2. Maureen Badilla Ledezma says:

    Muy buena la enseñanza.Fácil de comprender. Gracias.

    • Mayra Vargas says:

      Con mucho gusto!! El propósito de cada publicación es explicar las Escrituras en una forma sencilla, sin perder el mensaje central.

  3. victor s says:

    fue en la cruz o cuando Jesús fue crucificado

  4. manuela says:

    que bno

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *