¿Son Todos los Seres Humanos Hijos de Dios?

¿Ha usted escuchado la frase “todos somos hijos de Dios”? Y cuando dicen todos están incluyendo al malo como al bueno; al obediente como al desobediente; al que honra a Dios como al que no lo hace.

Cuando me refiero a Dios, me estoy refiriendo al Padre de nuestro Señor Jesucristo. Al Dios Creador del cielo y la tierra.

Se cree que por el solo hecho de que Dios ha creado al hombre (varón y mujer) se es “hijo de Dios”.

Si así fuese,  el apóstol Pablo no hubiese tenido la necesidad de escribir  sobre cuál es la diferencia entre un hijo de Dios y un hijo de Satanás (hijo de ira).

Si así fuese, el apóstol Juan no hubiese tenido la necesidad de escribirle a los creyentes a los cuales la carta iba dirigida, “amados, ahora somos hijos de Dios…”  (1 de Juan 3:2a)

Repasemos lo que Pablo  escribió y que da pie a dividir a la raza humana en dos grupos: los hijos de Dios y los hijos de Satanás (hijos de ira o hijos de desobediencia)

¿Quiénes son los hijos de ira?

Son aquellos cuyas acciones son controladas por la carne y los pensamientos, es decir hacen lo que la carne y los pensamientos les manda. (Lea Efesios 2:3)

 Cuando se dice “controlado por la carne” no se está hablando de beber porque se tiene sed o de comer porque se tiene hambre,  sino que hacen y obedecen a la carne cuando les incita a pecar, cuando hacen aquello que Dios ha establecido es pecado, sin importar las consecuencias. Es decir son controlados por la carne aquellas personas que no se dejan guiar por el Espíritu de Dios.

Son aquellos que siguen la corriente de este mundo, conforme a Satanás (príncipe de este mundo. (Lea Efesios 2:2)

Pablo dirige la carta a los creyentes en Asia Menor. Esos creyentes en otro tiempo habían vivido ese estilo de vida (el estilo de los hijos de ira), pero ya no. Se les dice: “…entre los cuales vivimos en otro tiempo; nosotros…éramos por naturaleza hijos de ira.”  (Lo dice en Efesios 2:3. Lea con cuidado.)

Según lo escrito lo eran antes, pero en ese momento lo habían dejado de ser.

Entonces, si por el hecho de Dios haber creado a la raza humana,  se considera a cada ser humano hijo de Dios, ¿por qué entonces se hace una diferencia entre un hijo de Dios y un hijo de Satanás?  ¿Cómo es que esos creyentes antes eran hijos de ira y lo dejaron de ser? (Vuelva a leer Efesios 2:3)

Ahora examinemos lo que dijo el apóstol Juan.

El apóstol Juan dijo: “Amados, ahora somos hijos de Dios…” (1 de Juan 3:2a).

 ¿Si por el solo hecho de que Dios creó al hombre se asume que es “hijo de Dios, por qué dice ahora somos hijos de Dios?   

¿Por qué “ahora” si lo son? ¿Antes qué eran o de quién eran hijos?

El mismo apóstol escribe sobre la diferencia que hay entre un hijo de Dios y un hijo del diablo. (Lea 1 de Juan 3:8-10)

 Si todos somos hijos de Dios por el solo hecho que Dios nos hizo o formó, ¿por qué Juan nos habla de la diferencia entre un hijo de Dios y un hijo del diablo?

Sigamos indagando, vayamos al libro de Juan.

El apóstol Juan nos dice que Jesús vino a este mundo, pero el mundo no le conoció. El vino y se dio a conocer primero al pueblo de Israel, pero ellos no le recibieron. Ese rechazo no hizo que Jesús desistiera, sino  que dio la oportunidad a los  gentiles (al no judío), y  a partir de ese momento, toda persona (ya sea gentil o judía) que crea en él y le reciba,  pasa a ser hijo de Dios. (Lea Juan 1: 9-12)

En la versión de la Biblia “Dios Habla Hoy”,  dice que a los que creyeron y le recibieron se les dio el privilegio de llegar a ser hijos de Dios.

Lo anterior nos lleva a la pregunta, ¿es qué antes –sin haber creído  y recibido a Jesús- no éramos hijos de Dios? De acuerdo con la Palabra, no lo éramos, porque si así fuese, no habría necesidad de que se nos anunciara lo que dice Juan 1:9-12.

 Según lo establecido por Dios  registrado en el libro de Juan , capítulo 1, verso 12, para llegar a ser un hijo de Dios la persona debe creer  y aceptar a Jesucristo.

Bien se sabe que para ser hijo por naturaleza de alguien, ese alguien tiene que engendrar a ese hijo, ¿verdad que es así? Entonces viene la pregunta:

¿Quiénes son engendrados de Dios?

1.Los que son engendrados de voluntad de Dios, no son los engendrados de sangre, ni de voluntad de carne o de varón. 

2.Son engendrados de Dios los que han nacido por la palabra de verdad. Acerca de los que han creído y aceptado a Cristo (conocidos como creyentes) Santiago dice que Dios de su voluntad a los que han creído los hizo nacer por la palabra de verdad. (Lea Santiago 1:18)

Cristo mismo es la Palabra. (Lea Juan 1:1) Allí dice “Verbo” que es lo mismo que “Palabra”

3. Es engendrado de Dios, él que cree en Cristo y le recibe ya que  es renacido de una simiente que no es corruptible. Ha sido renacido por la palabra de Dios, que tiene vida ahora y para siempre. (Lea 1 de Pedro 1:24)

 La Palabra es Cristo y Cristo es La Palabra (Lea Juan 1:1 otra vez)

El que se sea o no hijo de Dios, no depende de nuestro propio juicio, sino de lo que ya Dios ha establecido en lo concerniente a esto. Su Voluntad ha quedado registrada en la Sagrada Escritura.

“… son hijos de Dios, los que reciben y creen en Jesús, a los que creen en su nombre. (Lea Juan 1:12)

Nota: Para una mayor comprensión , lea en este mismo sitio: ¿Qué Motivó a Dios a dar a su Unigénito Hijo?, en la sección ‘Estudios Bíblicos.

Este escrito es el resultado de lo investigado en las Sagradas Escrituras, La Biblia.Se usó como referencia, La Biblia versión Reina- Valera 1960.

Escrito por Mayra Vargas el 23 de Abril del 2012. Tampa, Florida.

2 Respuetas a ¿Son Todos los Seres Humanos Hijos de Dios?

  1. Carlos Reyna Martinez says:

    Buenas noches me gustaron los temas ya que estan muy bien comentados gracias por su pagina es de gran ayuda para los que nos gusta estudiar la palabra de Dios.
    Que Dios les Bendiga y los siga usando para comunicar su palabra

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *