Clase #5, La Biblia: Inspiración, Revelación e Iluminación.

 “¿Por qué tengo que creer en lo que está escrito en la Biblia, si fueron simples humanos quienes la escribieron?”, algunos se preguntarán. Y la respuesta es que si fueron simples mortales quienes escribieron las Escrituras,pero fueron escogidos por Dios, Ellos no escribieron basados en su propia inspiración, capricho u antojo sino que:

  1. Dios le habló (de muchas maneras) a cada escritor lo que debía escribir, y a eso se le llama  REVELACION.
  2. El escritor una vez que le fue revelado, escribió lo que Dios quería dejar saber, a esto se le llama INSPIRACION.
  3. Lo que ellos escribieron llegó, llega y seguirá  llegando al corazón. En otras palabras el hombre entiende lo escrito y a eso se le llama ILUMINACION.

Puede que usted se imagine a Dios diciéndole al doctor Lucas: “Siéntate Lucas, que te voy a decir lo que vas a escribir”. Eso no fue así, sino que el mismo Lucas explica que él investigó con diligencia todas las cosas desde su origen y luego las escribió en orden lo investigado. ¿Cuál fue la fuente de la información que él recopiló? La información  viene de aquellos que desde el principio vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra. (Leer Lucas 1:1-4).

El libro de Revelación  escrito por el apóstol Juan, fue para dar a conocer las cosas que “deben suceder pronto”. Dios le dio la revelación a Jesucristo; luego Jesucristo por medio de su ángel se lo revela a su siervo Juan. (Leer Apocalipsis o Revelación 1:1

Un ser humano, no puede discernir las cosas de Dios por sí mismo. Sino solo medio de la acción del Espíritu Santo. Dios es quien por medio de Su Espíritu le da al hombre la capacidad de entender y de poder trasmitir.

El apóstol Pablo nos dice que el evangelio que él anuncia no es según un ser humano. El escribió que no lo recibió ni lo aprendió de ningún hombre, sino que fue Jesucristo quien se lo reveló. (Leer Gálatas 1:11,12)

Revelación:

Dios le habla al hombre; y el hombre escribe lo que Dios quiere que escriba.

¿Cómo fue que le habló? La respuesta se encuentra en Hebreos 1:1 donde se nos dice: Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo…” (el subrayado es mío para resaltar la idea)

Dios habló muchas veces y de muchas maneras:

  • Con voz audible: A Noé para dejarle saber que iba a destruir al hombre por causa de su violencia; le habló a Moisés para darle los mandamientos y las leyes; a el profeta Elías para indicarle donde debía ir para ser protegido y abastecido. (Leer Génesis 6:13; Éxodo 20; 1 de Reyes 17:2-4
  • Por sueños ( Leer Génesis 28:12 y  Mateo 1:20 para ver ejemplos)
  • Por medio de ángeles: El ángel Gabriel fue quien le explicó a Daniel lo que pasaría con Israel (Daniel 9); un ángel anunció a María el nacimiento de Jesús y que ella sería su madre (Lucas 1:26-37)
  • Por medio de visiones: (Leer 1 de Crónicas 21:16 y Isaías 6:1-8, para ver ejemplos).

Dios por medio de una visión le mostró a Pedro que el evangelio y la salvación eran no solo para los judíos sino que también para los gentiles. (Leer Hechos 10)

Inspiración

Dios les revela y el hombre se encarga de trasmitir lo que se le dijo en forma escrita. Al escribir, el hombre es inspirado por Dios: “Toda la Escritura es inspirada por Dios…” (Leer 2 Timoteo 3:16)

Pedro nos dice que la profecía no fue traída por voluntad humana, sino que Dios por medio del Espíritu Santo, inspiró a los santos hombres. (Leer 2 de Pedro 1:20,21).

Pablo no solo habló sino que escribió también; y no usó “palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder”.  Todo para que la fe del creyente no esté “fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios”. El apóstol asevera que Dios revela e  inspira por medio del Espíritu Santo y así el creyente sepa lo que Dios le ha concedido. Nada proviene de sabiduría humana, sino del Espíritu. (Leer 1 de Corintios 2:1-16)

Iluminación

El Espíritu de Dios ilumina al hombre para que entienda la Palabra de Dios y las verdades espirituales queden grabadas en sus corazones.  El hombre necesita del Espíritu de Dios para entender las verdades de Dios.

Las cosas de Dios deben ser discernidas espiritualmente y el hombre natural, que no tiene el Espíritu de Dios, no puede entender lo que es de Dios sino cuenta con el Espíritu de Dios. (Leer 1 Corintios 2:14)

Satanás mismo cegó el entendimiento de los incrédulos para que no entiendan el evangelio, para que no conozcan a Jesucristo, para que no conozcan el plan de Dios. Solo por medio del Espíritu Santo, un hombre puede pasar de las tinieblas a la luz, de la ignorancia al conocimiento de Dios. (Leer 2 Corintios 4:3-6)

Cuando se busca a Dios con sinceridad de corazón y con fe, el Espíritu Santo puede obrar en el corazón de ese varón o mujer iluminándole para que pueda entender cuando lee  las Escrituras. Es teniendo a Cristo como Salvador que ese ser humano es sellado con el Espíritu Santo. (Leer Hebreos 11:6; Efesios 1:17-20)

Es el Espíritu Santo por medio de la acción de la Palabra de Dios que puede abrir los ojos del ciego espiritual. (Leer 1 Corintios 2:10;  Salmo 119:105; Salmo 146:8; Salmo 119:130

Pedro por sí solo no pudo saber que Jesucristo era el Hijo de Dios. Lo supo porque Dios se lo reveló. (Leer Mateo 16:16,17). Una vez que Jesucristo ascendió, fue que Pedro, después de haber recibido el Espíritu Santo, que pudo explicar a miles de personas el plan de Dios: El perdón por medio de Jesucristo. (Leer Hechos 2)

Para recibir la “Iluminación” una persona, lo primero que debe de hacer es escudriñar las Escrituras, tal y como lo hicieron  los judíos que estaban en la sinagoga de Berea.  Ellos escucharon a Pablo y a Silas “…recibieron la palabra con solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.”  Ellos no se conformaron con oír sino que se dieron  a la tarea de leer y estudiar la Palabra de Dios. (Leer Hechos 17:10,11)

Fue Dios mismo quien Reveló, Inspiró e Iluminó a los escritores bíblicos para que su mensaje llegara a los seres humanos. Los libros de la Biblia se fueron escribiendo a lo largo de casi quince siglos, no para que luego fuese publicada y ser guardada en un estante, sino para revelarnos el Reino de Dios y Su Justicia por medio de Su Hijo Jesucristo.

Jesucristo quien dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino es por Mí.”  (Juan 14:6)

Escrito por Mayra Vargas .Sin fines de lucro, solo con el propósito de enseñar a todo aquel que quiera aprender.Tampa, Florida. Julio 10, 2012.

Bibliografía:

 1. Vila y Escuain   “Nuevo Diccionario Biblico Ilustrado”.  Páginas 526-521

2. Biblia “Versión Reina-Valera 1960”

 

2 Respuetas a Clase #5, La Biblia: Inspiración, Revelación e Iluminación.

  1. Estoy fascinada de este estudio.

    • Mayra Vargas says:

      A usted le pasa como a mi. En mi caso, mientras voy estudiando la Biblia e investigando en otras fuentes, me cautiva de tal manera que el tiempo se me pasa. Aun cuando me presento al aula a enseñar me emociono porque yo también en el proceso voy aprendiendo. Uno nunca termina de aprender. Gracias a Dios por Su Espíritu Santo, el maestro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *